Fuente de información: Expansión/Jurídico. Miércoles 8 abril 2015. Sergio Saíz.

La Ley del Cine dispara la inversión en películas españolas.

Gracias a los incentivos fiscales, ratificados por Hacienda y Bruselas, los proyectos cinematográficos se han convertido en uno de los activos más seguros y rentables, aunque sean una ruina en taquilla. Invertir en películas está de moda en España. Han tenido que pasar siete años para que el mercado confiara plenamente en los incentivos fiscales que ofrecía la Ley del Cine a aquellos inversores que apoyaran al sector. La apuesta es segura y las tasas de rentabilidad superan a la de la mayoría de productos del mercado, sobre todo, teniendo en cuenta que está garantizada aunque la producción no tenga éxito en taquilla.

Los expertos explican que está pensado, sobre todo, para aquellas personas con patrimonio y otros ingresos, ya que
la rentabilidad se logra a través de incentivos fiscales y no de la venta con plusvalías de la participación en la película.
Es más, “incluso ayuda a compensar si se tienen pérdidas en el ahorro o en el patrimonio”.El sistema es sencillo, aunque su complejidad, de cara a su comercialización, radica en la estructuración fiscal. El productor de una película crea una Agrupación de Interés Económico (AIE), en la que cualquier persona física o jurídica puede tomar una participación y deducirse entre un 18% y un 40% del coste del largometraje (en la parte proporcional).

Para poder acceder a estas ventajas fiscales, existen requisitos, como que la nacionalidad de la película tenga pasaporte español. Al menos, el 50% del coste tiene que estar en el país. En el peor de los escenarios, una inversión de 30.000 euros, lograría, como mínimo, 9.000 euros de rentabilidad en tres años.

¿POR QUÉ ES RENTABLE INVERTIR EN CINE? .Comparativa fiscal sobre dos supuestos (en euros)

Rentabilidad fiscal de 30.000 euros :  Impuestos que paga una persona sobre una base imponible de 200.000 euros y la diferencia respecto a otra con la misma base imponible pero que ha invertido 30.000 euros en un proyecto cinematográfico.

                                                 No invierte en cine        Sí invierte en cine
 2014                                                 85.205                                       72.490
 2015                                                 85.205                                       48.624
 2016                                                 85.205                                       96.412

Ahorro fiscal                                                                                      38.090
Inversión                                                                                          -30.000
Venta derechos                                                                                   1.000
Rentabilidad total                                                                              9.090

Rentabilidad fiscal de 500.000 euros: Impuestos que paga una persona sobre una base imponible de 1.000.000 euros y la diferencia respecto a otra con la misma base imponible pero que ha invertido 500.000 euros en cine.

                                                 No invierte en cine         Sí invierte en cine
 2014                                            499.354                                       349.347
 2015                                            499.354                                            0
 2016                                            499.354                                       504.651

Ahorro fiscal                                                                                    644.063
Inversión                                                                                        -500.000
Venta derechos                                                                                   1.000
Rentabilidad total                                                                           145.063

La normativa contempla una deducción del 20% sobre el primer millón y del 18% sobre el resto del coste del largometraje, una vez descontadas las subvenciones que el proyecto haya podido recibir, si además, la película o documental tiene certificado de obra audiovisual canaria, la deducción aumenta hasta el 40%. Con una inversión de 30.000 euros, una persona que deba tributar por unos 200.000 euros anuales, lograría un ahorro fiscal de más de 38.000 euros en tres años. Esta cantidad será aún mayor si tiene, por ejemplo, hijos a su cargo. A esta cantidad se le descontaría prácticamente la totalidad de la inversión, suponiendo que no tenga éxito y se vendan los derechos por unos 1.000 euros. Aun así, y sin tener en cuenta los ingresos que podría lograr en taquilla y a los que el inversor tendría también derecho, la rentabilidad superaría los 9.000 euros en el peor de los escenarios.